Más estaciones en nuestra misión y un poco de desc

Feligreses orando con nosotros en una iglesia de Tlalpan



09.02.15: Viaje a Querétaro, ubicado más o menos a tres horas de la Ciudad de México, donde en la tarde dirigimos una hora de adoración, seguida por la Santa Misa cantada y un corto concierto. El lugar se llamaba San Agustín y es a la vez una emisora católica de radio y televisión, la cual también transmitió las tres horas de oración acompañadas por nosotros. Seguidamente pasamos la noche en un convento de hermanas, que nos dijeron que se harán propia nuestra oración en su comunidad.

10. 02.15: Durante nuestro regreso a la Ciudad de México hicimos una estadía en una pequeña aldea, en cuya iglesia parroquial dirigimos una hora y media de adoración al Santísimo, con meditaciones y cantos. La comunidad parroquial era gente muy sencilla y cordial, que supo acogernos con gran agradecimiento. Hacia el final de la adoración ofrecí la oración personal por cada uno que lo deseara, lo que concretamente significó que oré por todos sin excepción.
La adoración había sido organizada por una pareja matrimonial que se encarga de viajar por toda la república, invitando a la gente a orar, y de manera especial a venerar a la Virgen de Guadalupe. Los dos se llevaron muchas estampitas de oración, comprometiéndose a repartirlas en sus labores misioneras.

11.02.15; día de „Nuestra Señora de Lourdes“: A mediodía acompañamos con nuestros cantos la Santa Misa en la iglesia de “Nuestra Señora de Lourdes“, que celebraba su patrocinado en presencia del obispo auxiliar local. Puesto que después de la homilía se dio lugar a la unción de los enfermos, de los cuales habían asistido muchos, tuvimos tiempo para cantar solemnemente una gran parte del „Hymnos akathistos“, en honor a nuestra querida Señora. Después de la Eucaristía tuvimos un corto encuentro con el Obispo, quien dijo que presentaría nuestra estampa de oración al Cardenal. Estaba a punto de partir a Roma...

12.02.15: En la noche cantamos la Santa Misa, seguida por una corta adoración, en nuestra parroquia local, pudiendo experimentar nuevamente una gran apertura de parte de la gente. Nuestra colaboradora A. estuvo muy feliz de que el párroco había dado su Sí a nuestra presencia y al canto.

13.02.15: En la noche cantamos la Santa Misa en la parroquia de otra colaboradora nuestra C., seguida por un concierto, el cual lo dedicamos también a C., en agradecimiento por el gran trabajo que ella había realizado contactándonos con tantos lugares y personas...
Una señora que entró a medias del concierto y cuyo hijo había fallecido, contó que al ingresar en la iglesia y escuchando el canto, comprendió por qué su hijo es tan feliz en el cielo. ¡Un bello testimonio!

15.02.15: A mediodía cantamos la Santa Misa en Coyoacán y pudimos presentar la iniciativa. En la noche dimos un concierto privado para un convento de hermanas agustinas, al cual asistieron también algunas personas de fuera.

16.02.15: A las dos de la tarde cantamos la Santa Misa en la Basílica de Guadalupe, teniendo como intención particular de agradecerle al Señor y a su Santísima Madre por el transcurso que la misión ha tenido hasta el momento y por la protección que hemos podido experimentar, tanto como pedir por gran fecundidad en la fase que aún está por recorrer.
Durante el Ofertorio yo entregué como ofrenda (lo que es una costumbre en la Misa de peregrinos) una canastita con estampas y algunos discos de música. ¡Tal vez a través de esta Santa Misa la Virgen nos abrirá nuevas puertas!
17.02.15: En la tarde cantamos la Santa Misa, precedida por una hora de adoración, en Tlalpan, una región en la que un gran número de comunidades y movimientos religiosos están presentes. Gracias a la gentileza del sacerdote pudimos presentar la iniciativa de una manera más extensa, y luego se dieron algunos contactos, que tal vez nos serán de gran ayuda en el futuro.

18.02.15, Miércoles de Ceniza: Día libre de actividades misioneras. Estuvimos contentos de tener más tiempo para la oración personal y a mí me esperaba la tarea de entrar en comunicación con el Obispo y con la comunidad sobre nuestros estatutos. Un saludo cordial de parte del Padre R. desde la India: ¡Tal vez habrá la posibilidad de llevar la oración a este país tan grande y transmitirla a través de Radio María!