En Manabí, Portoviejo



15.Abril 2011

Estamos contentos de haber encontrado personas que se han hecho propia la iniciativa, y se la han llevado a sus ciudades respectivas. Como por ejemplo, Ma. Angélica, que reside en Portoviejo. Nuestra amiga ha logrado hablar con el vicario de pastoral y le autorizó que repartiera los dípticos en la diócesis. Se repartieron las oraciones en seis cantones parroquias. Otras seis para Montecristi, en el monasterio del carmelo y para un grupo de adoradoras del Santísimo en Manta. También se ha aprovechado la colaboración del movimiento Juan XXIII, que se ha comprometido de entregar a todos los retiristas la estampa, como también al grupo de la llama de Amot y al Seminario San Pedro.